cita previa 615 667 805 - 957 967 325 info@clinicahypnos.com

¿Qué es la hipnosis?

Para empezar podemos decir que la hipnosis es un estado tan cotidiano en nuestra vida que al menos una vez al día nos auto sometemos a hipnosis. ¿Cuándo? Especialmente cuando nos proponemos dormir.

Imaginemos el cerebro como si fuera un gran motor. Este motor durante las horas de vigilia, es decir, cuando estamos despiertos, tiene una mayor actividad. Dependiendo de la actividad que estemos haciendo en ese momento (deporte, trabajar, estudiar, etc.) el “ralentí” de ese motor será de diferente intensidad, emitiendo así unas ondas concretas. Cuando nos proponemos descansar y dormir, ese “ralentí” tiene que bajar sus revoluciones, para que, la mente consciente se vaya “desconectando” de manera que podamos descansar, haciendo así, que esas ondas se vayan modificando, pasando de ondas Beta (mayor actividad) a ondas Alfa (estado de relajación) y de éstas a ondas Theta (estado hipnótico) y por último ondas Delta (sueño). El estado de duerme-vela (ondas Theta) podría considerarse como un estado de hipnosis natural. Si te das cuenta, no estás durmiendo en ese estado, ni has perdido la conciencia. Estás en un estado muy relajado. ¡Ese es el estado de Hipnosis! Si estuvieras durmiendo (ondas Delta) no me escucharías en la sesión y, por lo tanto, no serviría para nada.

Tenemos que desterrar el mito de que la Hipnosis es perder la conciencia.

 

Gracias a todos!
Han sido muy numerosas las muestras de cariño que he recibido! Es una pasada!
Quiero aprovechar para dar las gracias a El Hormiguero 3.0, a la productora 7 y Acción (El Hormiguero 3.0 y 1,2,3 Hipnotízame) y a Antena 3, por permitirme acercar este apasionante y desconocido mundo que es la hipnosis.

Sin duda ha sido un buen inicio de curso! Nos queda por delante una aventura apasionante, donde recorreremos muchas ciudades, tanto en España como en el extranjero.

Tened un apasionante fin de semana!
Os esperamos en Eres Capaz!

abrazos,

Paco Bermúdez

Lo mismo pasa cuando te sorprendes mirando “las musarañas” y no has escuchado lo que te estaban diciendo. Ese es otro estado de Hipnosis. Ahí no estás durmiendo, ni has perdido la consciencia, pero sin embargo tu mente analítica, tu mente consciente, está disociada, haciendo que por un momento tu mente este como “desconectada”. Cuando te vuelva a pasar esa situación puedes decirte sin lugar a dudas: ¡He estado en hipnosis!

De una manera más científica, la hipnosis se experimenta como un estado de relajación en el que la mente consciente está tranquila, permitiendo así la comunicación con la mente inconsciente. Esta comunicación es bidireccional: la mente inconsciente aporta información – frecuentemente en forma de imágenes, recuerdos relevantes o sentimientos – pero también permite la recepción de sugestiones positivas y beneficiosas que son de interés para el sujeto. Aquí es donde la habilidad del operador cobra mayor importancia, trabajando con la mente inconsciente del sujeto para sugerir, de un modo adecuado, los cambios deseados. Si la mente consciente y la inconsciente trabajan conjuntamente para el bienestar de uno, los cambios son mucho más probables que ocurran. La mente inconsciente controla muchos actos inconscientes tales como los hábitos. Por esta razón la hipnosis profesional es tan efectiva.

 

 

¿Cómo puede ayudarme la hipnosis?

Imaginemos que la hipnosis no es más que un vehículo, un automóvil muy especial que me va a permitir llegar a un lugar nunca antes visitado: EL SUBCONSCIENTE.

En esa región, el subconsciente, se encuentra la mayor biblioteca jamás pensada. En esa biblioteca se encuentran todas las experiencias vividas, los acontecimientos destacados, todas las personas, animales, sueños, deseos, que nos han ido acompañando desde que nacimos, e incluso, cosas, datos, situaciones, acontecimientos, que habías pasado por alto o que quizás, habías olvidado.

Esa tierra va creciendo, desarrollando nuevas montañas, nuevos mares y senderos a medida que vamos creciendo.

En la tierra del Subconsciente, habita un sabio, llamémosle “El Bibliotecario” que es el dueño de todo. Es quien maneja los hilos de nuestra conducta.

Pongamos un ejemplo de cómo trabaja este bibliotecario:

Imaginemos que estas en las fiestas del pueblo cuando tenías 15 años. Recuerdas las amistades de ese momento, recuerdas lo bien que te lo estabas pasando, e incluso las miradas inocentes que se entrecruzaban con la persona que te gustaba mientras escuchabas la canción de moda. Incluso recuerdas el perfume que usabas o la ropa que llevabas puesta. Te sentías genial. ¡Feliz!

Ahora imagina que han pasado 20 años desde aquel día. Nunca has vuelto a oler ese perfume o a escuchar esa canción que sonaba en la fiesta. Basta con que escuches aquella vieja canción de nuevo, o vuelvas a oler ese perfume para que -automáticamente- tu cerebro subconsciente (el Bibliotecario) asocie aquel maravilloso día de cuando tenías 15 años con ese estímulo auditivo (la canción) u olfativo (el perfume) y tu estado de ánimo cambie automáticamente.

Si hubieras estado triste, en el momento de escuchar la canción u oler el perfume, te trasladaría emocionalmente a aquel día de los 15 años y te sentirías ¡GENIAL! Así se producen lo que denominamos “anclajes”.

A veces pasa que el Bibliotecario se equivoca, y crea un “anclaje” erróneo, o lo prolonga en el tiempo cuando ya no es necesario.

Por ejemplo imagina que te ladró un gran perro cuando tenías 10 años y aquello te impacto sobremanera.

Tu Bibliotecario, según tu edad, tu experiencia, tu entorno y tantas otras circunstancias, asoció, es decir “ancló” al perro como algo negativo, aversivo, de manera que cada vez que veías un perro te generaba ansiedad y pretendías huir de ese agente estresor (el perro) para evitar un mal mayor. Es decir, te creó una fobia hacia los perros.

Ahora eres mayor, ha pasado mucho tiempo desde aquel lejano día de cuando tenías 10 años, pero la fobia a los perros cada vez es mayor.

Si pudiéramos acceder a la región Subconsciente, y hablar con el Bibliotecario sería estupendo, porque podríamos “anclar” otros factores al encuentro con los perros, como mayor autoestima, sensación de seguridad, control de la situación, el saber que lo que sucedió a los 10 años fue un episodio aislado y no se tiene porqué volver a repetir. En definitiva, hacer que al ver al agente estresor (el perro), en vez de sentir ansiedad, sientas confianza en ti mismo.

¡Eso es lo que conseguimos con la Hipnosis! Llegar al subconsciente y modificar aquellos conceptos erróneos o distorsionados.

 

 

 

¿Cómo se desarrolla una sesión de hipnosis?

Lo primero que se hace en consulta es una extensa entrevista para conocer hasta el último detalle del problema que plantea el cliente. Todos los factores condicionantes, agentes estresores, antecedentes, etc. En definitiva, descubrir el origen y el desencadenante del problema y aquello que se pretende modificar.

Tras esta entrevista, pasamos ha hacer una primera sesión de hipnosis, la cual nos indica, a modo de testeo, cómo responde el cliente ante la sesión de hipnosis, qué ejercicios de inducción son más acordes a su situación, y demás parámetros, de manera que vayamos sobre seguro a la hora de introducir los cambios operantes en las futuras sesiones de hipnosis.

Una vez empiezan las sesiones de hipnosis ya con el fin de modificar la distorsión que haya que corregir, le expondré al cliente en cada momento lo que debería sentir los días posteriores a la sesión y qué esperar, de manera que ni se ilusione en demasía o se desmotive, ya que, aunque la mejoría con hipnosis es realmente rápida, conlleva un proceso, que no es igual, evidentemente, para todo el mundo.

De igual manera, le explico cómo enfocar su vida a partir de ahora, qué debería hacer y qué cosas debería dejar de hacer. Se irán aplicando y “anclando” herramientas para que esos pensamientos recurrentes que le puedan acosar desaparezcan, al igual

que mitiguemos a los agentes estresores, creando una buena autoestima, autoconcepto y autocontrol, facilitando así el buen fin de este trabajo, sin muchas implicaciones por parte del cliente y sin ejercicios que hacer ni nada que le quite tiempo de su día a día. Simplemente, “dejándose llevar”.

Las sesiones están orientadas a la consecución de objetivos y soluciones. Esto significa que el cliente y el hipnólogo, trabajan conjuntamente hacia un fin específico – por ejemplo el convertirse en un no-fumador, ganar autoestima o el realizar algo que previamente le causaba miedo, por poner sólo unos ejemplos.- Para ello uso técnicas cognitivas, analíticas y de comportamiento dentro de un contexto hipnagógico. Así, existen una gran cantidad de herramientas que se pueden utilizar tanto en el centro de hipnosis como en casa.

Con frecuencia enseño auto-hipnosis para ofrecerte la posibilidad de que aprendas a conseguir un estado de relajación así como una herramienta que puedas utilizar para hacer cambios positivos en tu vida.

Fomento la formulación de preguntas, ya que es esencial que la persona se sienta en control del proceso.

¿Cuántas sesiones necesitaré?

Esta es la pregunta del millón.

¿Cuántas pastillas hay que tomar para que desaparezcan los síntomas de algo de lo que nos aquejamos? Imposible saberlo. Cada persona es un mundo. Unos necesitan más y otros menos. En hipnosis es igual. Empecemos a trabajar y sobre los resultados podremos valorar. Si hacemos caso a la casuística que barajamos, no suelen darse más de 6 sesiones para que se corrija el problema completamente. Habrá quién necesite 3, quién necesite 5, y quien necesite 7 sesiones.

Cuando haya transcurrido una buena parte del tiempo entre sesión y sesión, (normalmente las sesiones tiene un intervalo de entre 3 y 6 semanas las primeras y entre 8-12 semanas las siguientes) sin que se hayan repetido situaciones

desagradables que hayan agravado la problemática, podemos pensar que el trabajo está resultando fructífero y que está tocando a su fin.

Todo esto lo haremos de mutuo acuerdo, sin sorpresas. Siendo el cliente quién pueda ver los avances o retrocesos, podremos encontrar, así, las explicaciones necesarias a cada situación y trataremos de resolverlas.

En resumen, veremos la mejor forma de que el trabajo que se realiza sea el mejor posible en cada caso, y a la plena satisfacción del cliente.

Si transcurrido un tiempo prudencial en el cual el cliente no ha vuelto a “caer” en el problema del que se aquejaba, daremos por terminado nuestro trabajo.

¿Cómo es mi enfoque como hipnólogo?

Mi enfoque es el ofrecido por la hipnosis profesional bajo los prismas del cognitivo-conductismo modelo Bandura. El centro de este planteamiento más que analítico en naturaleza, está orientado al futuro y a la consecución de objetivos, siendo el elemento más importante la fuerza del deseo manifiesto de la persona por cambiar; una combinación que trae cambios positivos y beneficiosos.

¿Qué es la hipnosis profesional?

Hasta no hace mucho tiempo se definía como Hipnosis Clínica o Terapéutica a aquella hipnosis aplicada para tratamiento de diferentes patologías.

Mediante un comunicado con fecha de 1 de Julio de 2009, de la Sociedad de Hipnosis Profesional -anteriormente Sociedad de Hipnosis Clínica-, (organización que se encarga de regular profesionalmente el ejercicio de abordamiento con hipnosis y cuya área de actuación se circunscribe a la hipnosis, y quienes la practican como profesionales de la hipnosis, asociándolos y coordinándolos de forma que su actividad se ajuste a garantías legales y deontológicas, así como proporcionando los seguros obligatorios para el abordamiento profesional, además de coordinar las tarifas en hipnosis, entre otras muchas cosas) reflejó el expreso deseo de distinguirse claramente como una organización seria y ética, abandonando toda terminología que tenga referencia al uso médico o clínico, creando así un área exclusiva para los profesionales que trabajamos con la Hipnosis. De esta manera se refleja la profesionalidad y seriedad de nuestra profesión en aras siempre del bien de la misma y de quienes precisan de nuestros servicios, otorgando calidad y garantías de que los profesionales debidamente cualificados, especializados en el ejercicio profesional de la Hipnosis, fuesen debidamente reconocidos, distinguiéndose así fidedignamente para que no haya equívocos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR